Inocencia

Categorías:
Inocencia

Fue en una reunión de matrimonios donde surgió la siguiente reflexión: Los tiempos para nuestros hijos han cambiado mucho, la inseguridad y la forma en la que se violentan a nuestros hijos es muy diferente a la infancia que tuvimos nosotros.

Recordamos que podíamos salir a jugar a la calle, que las aventuras inocentes que disfrutamos nos han marcado y formaron nuestra personalidad, eran tiempos en los que los peligros existían, pero nada comparado con lo que ahora estamos viviendo.

Salíamos a comprar a la tienda de la esquina, los adultos nos dejaban ser niños y entre las muchas añoranzas que comentamos se extrañaba la amistad de grandes grupos de niñas y niños.

Hoy nos preocupa en demasía y por obviedad la seguridad de nuestros hijas e hijos, es casi impensable que a la edad que tienen vayan solos a la esquina, ya no hablemos de “hacer algún mandado” o ir por las tortillas como muchos de nosotros lo hicimos sin conflicto alguno.

El “roba-chicos” fue un gran invento de nuestros padres para corregir nuestro comportamiento y jamás como medio de secuestro como lo es ahora, muchos de nosotros ni siquiera hablamos de sexo con nuestros padres, esos eran temas reservados para los maestros o para cuando tuviéramos “edad suficiente”.

Nuestra inocencia se iba diluyendo a los catorce o quince años, actualmente esta se va perdiendo a los seis años, se ha acortado y hasta podemos pensar que es algo necesario, porque si dejamos de hablarles a nuestros hijos de estos temas, serán presa fácil.

¿Hasta dónde debemos prevenir? ¿Estamos impidiendo que nuestros hijos vivan lo que les corresponde? ¿Estamos interfiriendo su desarrollo sensorial?
Surgen tantas inquietudes y les amamos tanto; sin duda debemos ser más creativos como padres y tratar de que esas experiencias que nos marcaron y hasta nos impulsaron a ser quienes somos ahora, también ellos tendrán que vivirlas de acuerdo a su edad y realidad. 

“Yo los envío como ovejas en medio de lobos. Sean, pues, astutos como serpientes y sencillos como palomas”. Mateo 10, 16

Quiero comentar

Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con este contenido. Recuerde que tu comentario será revisado antes de publicarse. Los comentarios fuera de tema, los promocionales, o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la web serán eliminados.