Te pego, porque ¿te quiero?

Categorías:
Te pego porque te quiero

Desarrollar fuertes vínculos afectivos con el secuestrador de tu libertad y pensar que la ausencia de violencia en contra de tu persona es un acto de humanidad por parte del agresor, se le llama: Síndrome de Estocolmo

Ahora bien, cuando un padre o madre de familia ejerce la violencia física o verbal diciéndoles: "lo hago porque te quiero", " lo hago por tu bien", "me lo agradecerás cuando seas grande", "me duele más a mí que a tí"; ¿cómo llamar al síndrome de abuso de autoridad de los papás y mamás con los hijos? Una de ellas es cultura, si mis padres me pegaron (y lo hacía por mi bien y ahora soy una persona de bien¡!), ese es mi modelo para educar a mis hijos.

Los pequeños asumen estas frases como máximas de oro porque las dicen personas con autoridad y cuya palabra vale porque son sus padres y CONFÍAN en ellos...

Hay personas que dicen "más vale una nalgada a tiempo a que se vuelva un delincuente", ¿será que como padres de familia nos hacen falta herramientas para construir el diálogo, para enseñarles a ser responsables de sus acciones respetando su dignidad?

Si a golpes los tratamos, a golpes aprenderán a resolver las diferencias con sus pares. Ante los errores cometidos por actitudes, palabras o hechos, ¿sabemos reaccionar con inteligencia, sagacidad y hasta con humor?

Cuando la niña tira el vaso de agua en la mesa, ¿cómo reaccionas? ¿a grito y sombrerazo? o les enseñas a ser responsables y a ir por un trapo, secar y seguir comiendo a gusto. Cuando no quieren recoger sus cosas de la sala, ¿activas el grito y la amenaza? o les generas un reto y un plazo: "antes de que salgan a jugar debe estar recogida la sala".

Saber que estamos con personas cuya educación se basa mucho en nuestras actitudes, nuestras palabras y acciones, es decir, en nuestro testimonio, nos compromete a fomentar una cultura de paz, de responsabilidad, de alegría y de mucho diálogo en familia para poder decir: "te educo en la responsabilidad (con amor y firmeza) porque te quiero".

Abraham R. Flores
@abrahahamrodrigo

Comentarios (1)

Sin duda hay una evolución y mayor educación al difícil oficio de ser padres. Son necesarios los límites y que no haya tanta permisividad producto de un remordimiento por ausencia. Considero que el desafío está en el equilibrio.

Quiero comentar

Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con este contenido. Recuerde que tu comentario será revisado antes de publicarse. Los comentarios fuera de tema, los promocionales, o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la web serán eliminados.