Virgen de Juquila

Categorías:
Virgen de Juquila

Hace muchos años he tenido la alegría de ser invitado a formar parte de los festejos de la velación de la Santísima Virgen de Juquila, es muy emocionante observar cómo la devoción y amor a la Madre de Dios hacen posible la hermandad, unidad y amor.

Son muy hermosas la cantidad de experiencias que se quedan en mi corazón y por supuesto cantarle a Nuestra Santísima Virgen María en la advocación de Juquila me hace sentir una gratitud muy especial.

Fue una velada para recordar siempre y es que los festejos dan inicio una semana antes y me han contado que las muestras de cariño y fervor no se hacen esperar.

La Virgen de Juquila en Cosamaloapan, Veracruz marca a quienes presenciamos ese hermoso acontecimiento, después de ello no podemos ser las mismas personas, pues hay tanta alegría por esta fecha tan especial que se contagia el amor, respeto y reconocimiento a la intercesora que siempre escucha nuestras plegarias y necesidades. Ella intercede transformando nuestras historias frente a su Hijo amado.

El silencio de María es tan poderoso que nunca ha eclipsado con su presencia la historia de la salvación, más bien, ella “La Llena de Gracia” al aceptar y ser parte del plan de amor del creador de la vida permitió con su voluntad la Voluntad Divina y eso es mucho para reflexionar.

Virgen de Juquila, agradezco enormemente la oportunidad que me ofreces cada año al participar de ese encuentro y velada tan particular, donde la santa misa, prédica, música y muestras de amor se hacen presentes para quienes vivimos con gran entusiasmo ese día tan especial y de júbilo.

Siempre he querido quedarme unos días más en esta celebración, pero por compromisos que se agendan con antelación me resulta complicado.

¡Gracias amigos y hermanos de Cosamaloapan, Veracruz! Por invitarme a la velación de la Santísma Virgen de Juquila a compartir con prédica y concierto.

ORACIÓN A LA MILAGROSA VIRGEN DE JUQUILA PARA LOS CASOS DIFÍCILES

Madre Querida, Virgen de Juquila,
Virgen de nuestra esperanza,
tuya es nuestra vida.
Cuídanos de todo mal.

Si en este mundo de injusticias,
de miseria y pecado,
ves que nuestra vida se turba,
no nos abandones.

Madre Querida, protege a los peregrinos,
acompáñanos por todos los caminos,
vela por los pobres sin sustento
y el pan que se les quita retribúyeselos.

Acompáñanos en toda nuestra vida
y libéranos de todo tipo de pecado.

Amén. 

Quiero comentar

Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con este contenido. Recuerde que tu comentario será revisado antes de publicarse. Los comentarios fuera de tema, los promocionales, o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la web serán eliminados.